laptop, mac, computer-2557572.jpg

3 pasos para mejorar el ambiente laboral en tu empresa sin caer en el positivismo tóxico.

Hola, mi nombre es Román Martínez y soy Coach Ontológico y Consultor Educativo, y hoy quiero compartirte 3 pasos para mejorar el ambiente laboral en tu empresa.

Durante estos 3 años en los que he tenido la oportunidad de trabajar en desarrollo organizacional, descubrí que todos los excesos pueden ser contraproducentes. Y tal vez suene trillado, pues es una frase que se repite a menudo cuando hablas del bienestar integral de las personas. El exceso de comida causa estragos en tu cuerpo, la falta de alimento también, el exceso de ejercicio tiene afectaciones en nuestra salud, la falta del mismo no se diga. Incluso emocionalmente nos vemos afectados por los excesos, la falta de confianza no permite que exista el compromiso, sin embargo el exceso de confianza también puede ser perjudicial.

El punto al que quiero llegar es que siempre debe existir un equilibrio, ni mucho, ni poco. Y en el ambiente laboral esto también aplica, para tener un ambiente laboral sano debe existir un equilibrio en la cultura organizacional de tu empresa.

Es por eso que hoy te comparto 3 pasos que te ayudarán a mejorar el ambiente laboral de tu empresa, y porque no, incluso mejorar muchos aspectos que tengan que ver con el factor humano.

  1. Ni dureza, ni liviandad, disciplina y comunicación.

¿Recuerdas cuando estabas en la escuela y tenías profesores muy estrictos que te ponían a prueba y parecía que buscaban como reprobarte? Para muchos, esos fueron profesores que nos retaron a dar más de nosotros, que nos forjaron con disciplina y nos enseñaron a ser profesionistas de bien. Para otros, fueron su trauma de escuela, terminaron odiándolos y muy seguramente sin ganas de volverlos a ver.

En el ambiente laboral también existe esta figura de dureza, son aquellos jefes que creen que al ser duros y exigentes lograrán que sus empleados den lo mejor de si, y si no es así, pues no le sirven para su propósito y es mejor rotarlos. Lo que no entienden es que esto no se trata de ego, ¿En qué momento su propósito va por encima del de la empresa? Y no me malinterpreten, hay momentos en los que se debe ser duro, pero no debemos tenerlo como base de nuestro liderazgo laboral.

Por otro lado, seguramente también tenias ese profesor «barco», que a veces no se presentaba a laborar, que no te exigía nada, ese que te ponía todo más fácil y que seguro buscaba la manera de ayudarte a pasar la materia, el profesor que todos querían pero nadie respetaba. Pues bueno, también existen jefes así, y son aquellos que no logran cambios en sus equipos de trabajo porque no se ganan el respeto del mismo.

El papel de un líder implica contar con distinciones que les ayuden a sacar lo mejor de cada integrante de su equipo, identificar las fortalezas y oportunidades de cada uno, y trabajar en ellas, fomentar la disciplina, pero también la confianza, sólo donde hay confianza existe el compromiso.

2. Pon atención a los retos, no solo a las soluciones.

Hoy en día es muy común encontrarnos con libros o artículos que nos invitan a ser proactivos, a siempre estar buscando soluciones a los retos que se presentan, pero no a ver los posibles retos que pueden venir con estas soluciones. Y es ahí precisamente donde empezamos a ser positivistas tóxicos, pensar en que todo tiene solución y no detenernos a observar todos los retos que surgen de un conflicto pueden traernos conflictos más adelante. Y te lo cuento con una experiencia personal:

Hace tiempo una empresa me pidió capacitación en temas de comunicación, le mencioné que con gusto podíamos brindarle esta capacitación, en ese entonces yo buscaba un instructor que me pudiera ayudar con este tema y tuve oportunidad de hablar con dos colegas que podían apoyarme en el tema. Durante la reunión con uno de ellos, el me dijo que podía dar el tema sin problema, que tenía todo bajo control. Al hablar con el otro instructor me dijo que podía tomarlo pero que necesitaba apoyo con algunas dudas que tenía del temario, esto me hizo preguntarme si de verdad no había dudas con el primer instructor, así que decidí consultar con él si el tema era claro a lo que el me respondió, la verdad no conozco del tema, pero estoy seguro de que leyendo en un libro lo voy a poder dar sin problema, «la gente no lee».

Esto me puso a pensar, ¿Y qué sucede si alguien le pregunta que como se lleva en la práctica? a lo que el respondió, ya veré como me las ingenio. Para mí, esta es una actitud «apagafuegos», tal vez hubiera logrado cumplir con el programa de capacitación, pero de nada serviría si no les enseñamos a llevarlo a la práctica, tarde o temprano aunque se hubiera solucionado ese conflicto, esta «solución» pudo generar más conflictos futuros que pondrían en tela de juicio la integridad de mi organización.

¿Cuántas veces al querer ser productivos terminamos siendo apagafuegos?

3. Aprender a comunicar y escuchar a tus colaboradores.

La mayoría de los conflictos en una organización, se derivan de malentendidos en el proceso de comunicación, pedidos incompletos, líderes o colaboradores que no escuchan, y aquellos que no tienen la confianza de decir lo que necesitan.

¿Te has puesto a pensar si tus pedidos son específicos? En alguna ocasión conversando con mi equipo de trabajo, les solicité un reporte de seguimiento a nuestra base de prospectos, el reporte tenía que traer nombre del prospecto, acción que se realizó y próximo seguimiento entre otras cosas. Yo esperaba que ese archivo estuviera listo para las 5pm, que es el momento en que finalizamos labores, pero cuando entro a ver el archivo me doy cuenta de que aún no estaba realizado, conversando con mi equipo me pidieron oportunidad de presentarlo a las 7pm. Aunque para mí era obvio que el archivo tenía que estar para cuando finalizara el día, para ellos no había quedado clara la hora de entrega. ¿Te ha pasado?

Cuando haces un pedido debes ser lo más específico posible, y debes saber si la persona a la que haces el pedido esta en disposición de ofertarte lo que pides o si es necesario hacer una contraoferta, en cualquiera de los dos casos si se llega a un acuerdo se consolida una promesa, y ojo, esto es muy importante, las promesas se cumplen o se negocian, una promesa incumplida puede generar un nuevo conflicto que afecte a tu organización.

Espero te haya apoyado con esta pequeña guía para apoyar al desarrollo organizacional de tu empresa.

Román Martínez

Coach Ontológico y Consultor Educativo.

1 comentario en “3 pasos para mejorar el ambiente laboral en tu empresa sin caer en el positivismo tóxico.”

  1. Patricia M. Carpinteyro Gómez

    Buenas tardes, muy interesante y estoy de acuerdo con edtos 3 pasos que me recuerdan en gran medida la «teoría de la realización personal que hace referencia al efecto Pigmalion». Es muy valioso el equilibrio con disciplina y comunicación, poner atención a lor retos y sus soluciones y saber escuchar y comunicarnos con nuestros colaboradores. El efecto Pigmalion se basa en las altas expectativas que tengamos de nuestros colaboradores y son posibles de llevar a cabo cuando hay plena confianza y buena comunicación con nuestros socios internos o colaboradores, saber escucharlos para enfrentar los retos juntos del día a día y finalmente con una gran dosis de motivación intrínseca para hacer que nuestro personal descubra por sí solo sus talentos, competencias y capacidades y de esta manera ellos mismos se fijen altas expectativas y así alcancen sus metas y objetivos. «Se requiere de líderes pigmaliones». Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *